"Ni contigo, ni sin ti" ¿Estas tú en este tipo de relación de pareja?

Estas son las relaciones q normalmente escuchamos por ahi decir: "es q ni come, ni deja comer". Muchas personas son víctimas de las inseguridades sentimentales de sus parejas, quienes, además de causarles un tremendo dolor, les exigen «paciencia».

¿Y qué sucede? Aunque parece muy normal y cotidiano... la verdad es q son relaciones peligrosas, complicadas y hasta resultan tormentosas para quienes estan en ellas. ¿Cómo saber si estas en un tipo de relación asi? -Hay 3 estilos o ejemplos de estas parejas:

1. Los q se necesitan pero no se soportan- se aferran a las carencias, inseguridades y necesidades de ambos. Conflicto insoportable, desgastante. Llevas tiempo tratando de acomodarte a una contradicción que te envuelve y te revuelca, te sube y te baja: «Sí, pero no», «No, pero sí». Un amor inconcluso, dudoso, que no es capaz de definirse a sí mismo, puede durar siglos: Ejemplo: cuando estás a mi lado me aburro, me canso, me estreso, pero cuando te tengo lejos, no puedo vivir sin ti, te echo de menos y te necesito. ¡Qué pesadilla! ¿Cómo manejar semejante corto-circuito y no electrocutarse? ¿Semejante contradicción, sin asfixiarse?

2. Las q se aman sin comprenderse- existe amor, hay un vinculo afectivo, pero no encajan y esto los hace ir y venir, creando inestabilidad. Normalmente el problema de este tipo de relación es q no saben comunicarse, en muchas ocasiones el problema es el orgullo y la poca capacidad para negociar y ceder.

3. Las q le tienen miedo al compromiso afectivo. Los que temen asumir compromisos afectivos manejan un marcado «ni tan cerca ni tan lejos» emocional: «Me gustas, me encanta estar contigo, pero si te introduces siquiera un milímetro en el territorio de mi reserva personal y haces que se tambalee mi soltería/autonomía, me alejaré de inmediato». El problema es que esta manera de pensar no suele hacerse explícita y, por lo tanto, sus «casi parejas» viven en una zozobra permanente. Si estás en una relación de este tipo, no te queda más que rezar o irte.

Mientras el sujeto «anti-compromiso» se lo pase bien contigo y la cosa se quede en lo superficial, todo marchará sobre ruedas. La problemática se hará evidente cuando el «estar bien» toque alguna fibra afectiva de su persona y empiece a sentir que podría enamorarse de ti y perder en consecuencia su libertad. De ser así, se alejará o desaparecerá como un suspiro. Ésa es la paradoja perversa que esconde el miedo al compromiso: cuanto más te amen, más se alejarán.

Si tienes dudas o estas en medio de este tipo de relación, puedes llamarnos al 787-460-0626/ 787-669-1150, escribirnos a info@psy-qgroup.com o visita nuestra pagina www.psy-qgroup.com

Compartido por:

JENNIFER CASTRO

PSICÓLOGA

Featured Posts
Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
Recent Posts